Un mundial con casi 50 equipos

  • 10 octubre, 2016

Con el paso de los años hemos ido viendo algo claro en el sector del fútbol internacional: la intención de que cada vez participen más equipos en las competiciones.

alemania

En el pasado, muy en el pasado, el Mundial estaba formado por una reducida serie de equipos que se batían el cobre con sus mejores jugadores. Con el paso del tiempo se fueron añadiendo más conjuntos y las competiciones fueron ganando en intensidad. Ahora estamos cerca de ver cómo, una vez más, el mundial da la bienvenida a una mayor cantidad de equipos. La cifra podría llegar a 48 si los planes que han comentado algunos de los máximos responsables de la competición.

 

¿Casi 50 equipos? ¡Locura!

 

Pero una locura buena. ¿A quién le puede molestar que el mundial cuente con más selecciones tratando de cumplir su sueño? Pensemos en que tiene muchos factores positivos. Los equipos más fuertes tendrán más selecciones a las que derrotar con goleadas y eso nos encanta. Pero los equipos más débiles tendrán más oportunidades de ganar a uno fuerte y reírse en su cara. A nosotros nos gustan todas las variables, no os vamos a engañar. Por otro lado, un mundial con más equipos significará más partidos y más duración de competición, así que eso nos deja encantados.

 

Es algo que a Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, también le gusta. El “presi” había dicho anteriormente que se quedaba contento si el mundial quedaba con 40 selecciones, pero ahora ha aumentado la lista y ya habla de 48 equipos. No sabemos qué opinarán quienes se oponían a las 40 selecciones, porque ya parece cosa de broma. Lo que sí menciona el presidente es que esto tendría un objetivo claro: dar más oportunidades a naciones que normalmente no entran en el mundial y que habría una necesidad: que varios países colaboraran en la organización del evento. Sin existir esta colaboración sería muy difícil que se pudiera tirar hacia adelante un proyecto tan ambicioso como este.

 

Comenta también que han llegado a la conclusión de que el formato más adecuado para este tipo de competición es el de 32 equipos, así que habría que realizar algunos ajustes. La propuesta implica lo siguiente. Todo comenzaría con una fase de clasificación con los 48 equipos. De este conjunto los 16 que mejores puntuaciones obtuvieran pasarían de lleno a la fase de grupos, mientras que los 32 restantes aún no estarían eliminados. Los demás tendrían la oportunidad de jugar un partido a modo de repesca en el cual cada vencedor estaría clasificado. De esta forma tendríamos otros 16 equipos que pasarían a formar el conjunto de 32 selecciones que formaría la competición definitiva. Así que quizá una de las etapas se realice en un país y la otra, en el otro.

 

Todo bien organizado

 

Para una correcta organización, los partidos de clasificación y repesca se realizarán antes de que comience elinfantino propiomundial. Sustituirán a los partidos amistosos por mucho que estos encuentros beneficien a los equipos. Se ha
llegadoa la conclusión de que se trata de la opción más democrática y la que mejor encaja en un futuro en el cual haya más selecciones que tengan la oportunidad de hacer historia en el mundial. Con este punto de vista el mundo del fútbol tendrá entre manos una competición mucho más relevante, dado que cada uno de los partidos que se disputen tendrá la misma repercusión que los definitivos que se jueguen posteriormente.

 

La idea todavía está siendo valorada y aún no es definitiva, dado que se tienen que analizar distintos aspectos. En esta misma línea hay otro plan similar, que viene a ser la Copa del Mundo que se realizará a 40 equipos. En este último caso la competición se disputaría en grupos de cuatro o cinco selecciones y también podría ser algo muy positivo para el desarrollo de la competición y para la expansión del fútbol en el mundo.

 

La duda está en saber si este cambio de rumbo ayudará a que la competición sea más emocionante o si reducirá el nivel y producirá partidos más aburridos. Hay especialistas que se decantan a un lado y otro de la balanza, así que no está muy claro qué será lo que terminará ocurriendo. Cierta parte de responsabilidad también la tendrán las propias selecciones, que se tendrán que asegurar de ofrecer buen fútbol para que los aficionados no se aburran y tengan interés por los encuentros.