Leo Messi entierra al Manchester City

  • 21 octubre, 2016

messi1150

Lo que vimos en el reciente partido que han disputado Fútbol Club Barcelona y Manchester City en competición de Champions ha sido otra demostración del talento de Leo Messi. Decía Luis Enrique después del partido que quien estuviera dudando de lo que podía hacer Messi es que no estaba muy centrado. Y el entrenador del Barcelona tiene mucha razón, porque el argentino ya ha demostrado en multitud de ocasiones que puede convertirse en el jugador más importante de un partido y en uno de los más sorprendentes del mundo del fútbol en general.

 

El Barcelona de Messi

 

Hoy por hoy no nos imaginamos al Fútbol Club Barcelona sin Messi haciendo su particular juego lleno de encanto y majestuosidad. El argentino se convierte en el santo y seña del equipo, en el principal valor del mismo, en el flautista que lleva a todos sus compañeros de la mano para que en conjunto puedan marcar goles y hacerse con la victoria. El entrenador del Manchester City, Guardiola, ya se imaginaba por lo que deducimos de ciertas entrevistas, que su encontronazo con el jugador iba a ser de órdago. Y finalmente así fue, porque Messi metió tres goles y fue el jugador clave del partido en otros muchos momentos.

 

También es cierto que el Manchester City no estuvo precisamente sembrado. Cometió muchos errores que cualquier otro equipo habría aprovechado para marcar y eso no es algo que se deba hacer cuando te estás enfrentando a un equipo como el liderado por Messi. Porque el argentino es especialista en ver el partido de una forma especial y de analizar el juego con una visión que pocos otros futbolistas tienen. Él sabe cuándo se puede producir una ocasión de fallo y siempre está preparado para meterse y aprovechar el momento en el cual ocurren. Fue algo que pasó en el partido contra el Manchester, porque en los tres fallos que cometió el equipo de Guardiola siempre estuvo Messi dispuesto a sacar beneficio de ellos.

 

Los hat-trick no son nada nuevos para Messi, pero los sigue disfrutando. Ya han pasado los días en los que el argentino arrastraba una pequeña depresión por los encuentros con su selección, ahora está viviendo otra vez el sueño de liderar un equipo que marca tendencias en el fútbol mundial.

 

Demostrando el buen fútbol

 

Messi hizo de las suyas con un primer gol que llegó en el minuto 17 y que demostró la sangre fría del argentino.messi6
Normalmente cuando te quedas con una oportunidad como la que tenía él lo que haces, lo que hacen la mayoría de
futbolistas, es disparar a puerta y cruzar los dedos para que todo cuadre y el balón entre en la meta. Pero lo que hizo Messi fue llevar un poco más allá la jugada. Hizo varios amigos y logró que todo estuviera a sus pies para que el gol fuera prácticamente inevitable. Hizo difícil lo sencillo, pero lo hizo con tanto estilo y con tanta serenidad que a todos nos pareció lo más fácil del mundo por mucho que fuera una jugada de alto nivel.

 

Dejar al Manchester con un jugador menos fue suficiente para, con el marcador en contra, que el equipo de Guardiola perdiera toda la motivación. Otro error, esta vez en el minuto 61, permitió a Messi realizar un disparo que no tuvo ocasión de parar el portero del Manchester. El marcador estaba totalmente decantado hacia el lado del Barcelona, pero el equipo catalán aún quería un poco más de emoción. Unos pocos minutos más tarde, en el 69, Messi firmó el hat-trick aprovechando otro de los errores que tanto cometió el equipo rival durante el partido.

 

Y aunque podrían haber sido dos goles más los que se sumasen al marcador del Barcelona, al final solo hubo un tanto añadido de la mano de Neymar en el minuto 89. Para entonces el propio Neymar tenía claro que en vez de intentar superar los resultados de Messi, debía seguir siendo uno de sus aliados al frente del equipo, porque el argentino se basta y se sobra para poner a cualquier rival contra las cuerdas. Mientras el Barcelona siga teniendo a Messi en ese estado de forma no tiene nada de lo que preocuparse. Y lo mejor de todo es que Messi se nota que se lo pasa bien, porque cuando se divierte es cuando vemos buen fútbol.