El Real Madrid tiene dependencia de Ronaldo

  • 10 octubre, 2016

A los seguidores del club blanco les puede molestar más o molestar menos, pero hay que reconocer la realidad: que el Real Madrid tiene dependencia de Cristiano Ronaldo.

cronaldo2

Así son las cosas y así se las vamos a contar. La temporada actual ha comenzado de forma desastrosa. ¿Sabemos que el Real Madrid ha sumado 15 puntos en siete jornadas? No son buenas cifras para un equipo como este. La pasada temporada pasó lo mismo y al final, cuando ya se veía que las cosas estaban difíciles, los blancos comenzaron a superarse. Y fue entonces cuando los merengues demostraron su potencial, pero ya era tarde como para imponerse en la competición española. Ahora estamos igual y dado que Ronaldo no parece metido en materia, parece que seguiremos sufriendo.

 

Ronaldo, hijo, ponte las pilas

 

Si el Real Madrid no tuviera en filas a Cristiano Ronaldo seguramente contaría con otro delantero que hiciera su mismo papel. No es la primera vez en la que el equipo se ve en la misma situación, dado que es frecuente que haya alguien que tenga que tirar del carro. El problema está siendo que el portugués no lo está haciendo cuando no hay nadie más que pueda lograrlo. La dependencia de Ronaldo le está costando cara al conjunto. Pero debería ser algo a lo cual el equipo ya estuviera acostumbrado. Al fin y al cabo, en las últimas temporadas el jugador ha marcado una cantidad enorme del total de goles del equipo. Más de un tercio han sido responsabilidad suya, lo que nos lleva a una cantidad de unos 50 goles por temporada. Si quitamos esos goles porque Ronaldo no esté en forma, el Real Madrid se queda un poco debilitado… por decirlo de manera suave.

 

Las estadísticas denotan que Ronaldo es quien marca el rumbo del equipo y quien establece las victorias del mismo. Si Cristiano está bien, el Madrid está bien. Tiene un tipo de efecto que se contagia a todos sus compañeros. Vemos en los datos de los partidos que cuando un encuentro comienza con gol de Ronaldo las posibilidades de ganar, no solo por ese gol, crecen de forma significativa. Así que el Real Madrid depende de sus goles. Cuando es otro jugador el que marca, el efecto no tiene el mismo tipo de impacto positivo en el resto de jugadores.

 

Sin goles de Ronaldo no hay felicidad

 

Podemos llegar a la conclusión, con todo esto en cuenta, de que el equipo merengue tiene cierto problema, físico o psicológico, no lo sabemos. La cuestión es que estadísticamente no hay victorias de forma habitual si Cristiano Ronaldo no está en forma sobre el campo. En competiciones europeas los resultados suelen ser un poco más favorables, quizá porque todos los jugadores se llenan de emoción y de orgullo por dejar una buena imagen de manera internacional. Pero en liga los jugadores se relajan y todo se termina desmadrando. Los partidos en los que Cristiano no marca son encuentros en los que el Madrid ve cuesta arriba el desarrollo de los encuentros. Los jugadores miran demasiado el reloj, prestan demasiada atención a lo que harán sus rivales y piensan que es mejor que el sufrimiento termine lo antes posible. Cuando Cristiano marca… se abre una ventana a la esperanza y hay que ver cómo todos los compañeros se animan a lo bestia para obtener victorias más holgadas.

 

Con la camiseta blanca el jugador ha tenido la ocasión de marcar más de 360 goles y la cifra sigue subiendo. Pero de vez en cuando hay periodos en los que Cristiano no tiene esa capacidad goleadora por cualquier motivo. Se siente bloqueado y los goles se le resisten, restándole puntos al equipo en momentos en los que no debería dejar pasar oportunidades de aumentar su cantidad de victorias. Con Ronaldo en esta temporada el equipo lo está haciendo rematadamente mal. Ganó un encuentro, pero ha llegado a empatar tres y ya sabéis que del empate a la derrota suele haber una chispa de suerte o desgracia. El portugués hizo una pretemporada anecdótica, no teniendo la cantidad de minutos que necesitaba para establecer su ritmo goleador. Posiblemente esto se solucione en unas jornadas, pero para entonces el Real Madrid ya estará, de nuevo, demasiado atrás.