El Real Madrid golea al Cultural Leonesa

  • 27 octubre, 2016

rmcl

Todo el mundo del fútbol sabía que este sería un partido de sensaciones. Para el Cultural Leonesa era un momento en el cual disfrutar de uno de los partidos más históricos de su historia. Para el Real Madrid simbolizaba cerrar el pase a octavos de la Copa del Rey sin demasiada presión ni dificultad. Había rumores de que el resultado estaría bastante engordado, porque la diferencia entre los dos equipos es clara, pero no esperábamos que se firmara un 1-7. Con esta goleada, y al menos los de León metieron el gol del honor, los blancos ponen rumbo hacia la siguiente fase de la competición con ganas de sufrir un poco más sobre el césped.

 

Suplentes a montones

 

El partido contra el Cultural Leonesa fue la oportunidad que todos los suplentes habían estado deseando tener. No es que el rival no le impusiera respeto al Real Madrid, sino que a la vista de que no jugaban un partido exageradamente problemático era una buena ocasión para que descansasen los titulares. Esto llevó a que cambiase el tridente que se ocuparía de meter los goles en el conjunto blanco, saliendo al campo el formado por Asensio, Morata y Lucas. Para quienes arremeten contra alguno de estos jugadores era la oportunidad de ver que en realidad estaban un poco equivocados. Y con siete goles en la meta del equipo rival hay que decir que sí, que hicieron un buen trabajo.

 

Durante la primera parte hubo “solo” dos goles y podían haber sido más, de eso no nos cabe duda. Los de León alex-gallardejaron su campo demasiado abierto, una portería descuidada y una defensa que les permitía a los jugadores del Real Madrid adelantarse tanto que casi casi les limpiaban la portería. Era una ocasión ideal para que los blancos aumentasen la cantidad de goles marcados en la competición y que de paso le dieran una alegría a sus aficionados, a quienes de vez en cuando siempre les apetece una goleada como esta. El equipo de León afrontaba el partido con cierto miedo y respeto, quizá demasiado, porque fue lo que le impidió llevar a cabo algún que otro disparo que quizá no hubiera terminado mal. A Casilla, que estaba defendiendo la meta del Real Madrid, le vimos con problemillas en algunos momentos, no demasiados, pero lo resolvió todo con bastante eficacia. El único gol de los leoneses llegó en el minuto 83, cuando los blancos ya habían marcado seis goles y, obviamente, no había nada que pudieran hacer para obtener la victoria. Lo marcó Benja, que ya puede ser recordado como el único leonés que logró batir la portería blanca en el día del gran cataclismo.

 

Goles por todas partes

 

Curiosamente, el primer gol a fvavor del Real Madrid no lo marcó un jugador del equipo blanco, sino que el que se ocupó de ello fue Gianni Zuiverloon, que marcó en propia puerta a los seis minutos de partido. Eso ya nos dejó claro el tipo de encuentro con el que nos encontraríamos: desordenado y caótico por parte de los de León. Quizá si el ánimo del conjunto rival del Real Madrid no hubiera sufrido este autogol las cosas habrían ido de forma distinta. Vimos a muchos de los jugadores tirando su espíritu por el suelo porque posiblemente se habían mentalizado de que no podrían ganar a los galácticos, por mucho que la plantilla estuviera formada por algunos de los suplentes. En el minuto 32 llegó el primer gol real de los blancos (que esta vez iban vestidos de morado, todo sea dicho). Lo marcó Asensio y con ello abrió la veda para lo que vendría después.

 

No sabemos que les dijo Zidane a sus chicos en el descanso, pero la cuestión es que salieron al campo motivados. El francés posiblemente les explicó lo que él veía tan claramente, que la defensa de los de León era un auténtico desastre y que solo tenían que buscar un poco las oportunidades para marcar goles a destajo. En el minuto 46, nada más salir al campo, salió el espíritu guerrero de Morata y encasquetó otro buen gol marca de la cantera del Real Madrid. El tiempo de partido avanzó y en el 53 Asensio volvió a ver portería con éxito.

 

Se podía dar el partido por sentenciado, pero aún así el Real Madrid no bajó el ritmo. En el minuto 55 Morata volvió a marcar, luego lo hizo Nacho en el 68 y terminó de aumentar el marcador Mariano en el 92 para cerrar un 1-7 de los que hacen historia por la cantidad de goles, pero no por la intensidad del partido.